Parque Nacional Natural Gorgona

Gorgona es un pequeño paraíso de diversidad y un lugar privilegiado para la investigación científica.

Uno de los rasgos más sorprendentes de Gorgona salta a la vista desde alta mar: una frondosa y exuberante selva tropical desciende directamente desde las pequeñas cumbres nubladas hasta el azul intenso de las aguas misteriosas del océano Pacífico. Pero las verdaderas sorpresas son las que se esconden bajo estas deslumbrantes superficies, tanto en tierra como en el mar. En Gorgona se encuentran especies propias de la selva húmeda tropical, formaciones coralinas, gran variedad de especies marinas, colonias de nidación de aves marinas y de migración de aves playeras y marinas. Sus aguas son frecuentadas por delfines, cachalotes y la ballena jorobada, entre otros.

Gorgona también tiene importancia desde el punto de vista histórico-cultural. Sobresalen el asentamiento de una cultura precolombina del siglo XIII A.C., fundamental para la comprensión de la etnohistoria en la región, y el establecimiento de una prisión de máxima seguridad en la década de los sesenta del siglo pasado.

HISTORIA DEL PARQUE:

La isla fue descubierta en 1524 por Diego de Almagro segundo al mando después de Francisco Pizarro; él viajaba frecuentemente desde Panamá con tripulación para llevarle refuerzos a Pizarro. En uno de esos viajes Diego de Almagro se encuentra con la Isla y la denomina Isla San Felipe. Tres años después, cuenta la historia, en 1527 Francisco Pizarro después de perder una batalla con los Incas en el Perú, viene a Gorgona a recuperarse de esta derrota en compañía de 170 hombres, de los cuales 87 mueren por mordedura de serpiente. Francisco Pizarro al ver esto recuerda a las diosas griegas que en lugar de cabello en su cabeza, tenían serpientes y, por ello, rebautiza a la Isla, Gorgona.

La Isla estuvo deshabitada por mucho tiempo hasta que la familia D’Cross hace presencia en ella. Ésta era una familia de irlandeses que le ayudaron a Simón Bolívar en la campaña libertadora, con tropas para luchar en contra de los españoles. La familia D’Cross hace uso de la Isla como una finca, piden la ayuda de los habitantes de Guapi de la época para que les ayuden a talar la selva que se encontraba en esa época, haciendo el trato de recibir la madera en parte de pago a cambio de los cuidados que ellos deberían hacerle a los árboles frutales y a los de coco, que los D’ Cross iban a plantar en el territorio deforestado.

Tiempo después, parte de la isla es vendida a la Familia Payán, los cuales usan la isla de la misma forma que los D’Cross mediados del siglo pasado cuando el gobierno nacional en cabeza de Alberto Lleras Camargo decide empezar a hacer las gestiones para construir en la isla una prisión de máxima seguridad. El objetivo principal de esta construcción era tener en un solo lugar a los delincuentes más peligrosos del país y que tuvieran una condena mayor de 12 años. La construcción de la cárcel empieza en el año de 1959, en 1960 se inaugura. Debido a los abusos tanto con los ecosistemas presentes en la Isla como con los presos, hizo que se creara una resistencia por parte de diferentes grupos de instituciones, de ONG’s y de personas naturales tanto ecológicas como de derechos humanos, para que se cerrara la cárcel y este territorio se convirtiera en Parque Nacional Natural, Por el acuerdo No 141 del 25 de Noviembre de 1983 del INDERENA

De cárcel a Parque Natural

Una isla tupida de selva tropical, cocoteros, laureles, robles, pinos y esos chillidos que comprueban la existencia de cientos de especies de fauna en el lugar.

Son los sonidos de la vida natural de Gorgona y de la pequeña Gorgonilla, ubicada a 400 metros al suroeste. Los mismo que desde 1984 las hicieron dignas del título Parque Nacional Natural.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los presidiarios del lugar

Al descender del barco y acercarse a sus playas los chillidos toman forma. Lentamente comienzan a descubrirse los micos cariblancos, los perezosos, los lagartos, las aves migratorias que encuentran en el islote el albergue perfecto y las protagonistas, dueñas y señoras de este escenario: las serpientes.

No en vano esta tierra, que Pizarro en 1526 llamara San Felipe, tuvo a bien cambiar sus nombre por Gorgona, haciendo honor a la diosa que lleva por cabellera una sarta de serpientes.

En menos de media hora se está preso de una aventura verde, en la mitad de un oasis con grandes cantidades de agua dulce. Son 25 los arroyos que bañan a la isla en forma permanente y 128 los que nacen en épocas de lluvias. Y es que allí anualmente cae cinco veces más cantidad de agua que en cualquier otro territorio del país. Son necesarios dos o tres día para recorrer a plenitud esa punta de la antigua cordillera hundida en el Pacífico.

Con sus ocho kilómetros de largo y 2,5 de ancho, y dos lagunas que son más bien pantanos por el proceso de sedimentación, la isla ofrece la posibilidad de realizar caminatas a Yundigua (playa excelente para caretear), a Las Placas o el Cerro de la Trinidad (el punto más alto de la isla con 330 metros sobre el nivel del mar), a las playas La Azufrada y El Cocal y a la laguna Tunapuri (en donde habitan tortugas de agua dulce y babillas).

Gorgona submarina

En las noches todo un espectáculo marino. Como vigías de este territorio los delfines, las tortugas y cientos de especies marinas custodian en medio del Pacífico los predios de Gorgona.

Los buzos y los careteadores se aperan de sus equipos. Se sumergen y, en un espacio que da la sensación de no tener límites, se enfrentan a los tiburones -‘los insobornables’-, el pargo rojo, las morenas y una infinidad de protagonistas marinos que hacen parte primordial del Parque Nacional Natural Isla Gorgona.

De día el azul aflora en un contraste de corales y arena, rocas esculpidas por las corrientes de agua, cuevas y escondites de las cuatro especies de delfines, algas y una que otra planta marina. La Tiburonera, la Plaza de Toros, Hornos, La Montañita, El Remanso y La Parguera son algunos de los escenarios que rodean la isla, identificados para la práctica del buceo.

Entre agosto y septiembre, la meta es la ballena jorobada que viene del Polo Sur a visitar la isla con la idea de cumplir su ciclo reproductivo. Si se tiene suerte y paciencia, es posible presenciar en altamar como danza este gigantesco animal, lanzando sus poderosos chorros de agua y dejando ver el esplendor de su cola en un juego que puede durar tres minutos.

No se debe regresar de Gorgona sin antes haber pasado por El Poblado -el pequeño centro urbano de la isla-, y por las ruinas de la Cárcel Ultramarina, un escenario que aunque no es la mejor cara de la isla, hace parte de su historia. Paredes carcomidas son el testimonio de 1953, año en que el Gobierno colombiano adquirió la isla para alojar a mil presos.

Pasaron treinta años en los que este paraíso natural se convirtió irónicamente en una celda de castigo. Por fortuna se recuperó y hoy es un es un refugio natural para los colombianos.

Actividades:
Buceo (hay una estación que le brinda todos los servicios y facilidades).

Tipo de alojamiento: El parque cuenta con 16 habitaciones con capacidad para 4 y 8 personas cada una. Casa de Huéspedes ilustres con capacidad para 6 personas.

Tiempo de estadía: Las noches que usted desee pernoctar según la disponibilidad de cupos. El día de su llegada la habitación le será entregada a las 15: 00 hrs. y deberá ser desalojada a las
12:00 hrs. del día de salida.

Salubridad: Vacunarse contra la fiebre amarilla y tétano, llevar suero antiofídico liofilizado, pastillas contra la diarrea, las amebas y el mareo. Hospitales más cercanos en Guapi y Buenaventura.

Reservaciones: En temporada alta, con dos (2) meses de anticipación. En temporada baja con un (1) mes de anticipación.

Reservas y más información:
Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales. Ministerio del Medio Ambiente
Santa Fe de Bogotá:
Oficina de atención a visitantes
Carrera 10 N. 20-30 piso 4.
Teléfonos: 243 1634 / 243 3095
Fax: 243 4174
Cali: Regional Suroccidental
Ave 3G Norte N.37-70
Telefax: (926) 652124 – 543719

Como se conseva Gorgona: En la actualidad y gracias al un Proyecto que ha aportado a la consolidación del parque, se trabajan los temas de la investigación científica, el ecoturismo y la educación ambiental con las comunidades negras que habitan el la costa Pacífica, en especial las del Parque Nacional natural Sanquianga.

 

 

 

la Isla Gorgona fue descubierta por Diego De Almagro en 1527. Su nombre le dado por el conquistador Francisco Pizarro, pues le recordaba a las diosas griegas del terror que en lugar de cabellos peinaban serpientes, fue declarada Parque Nacional Natural en 1984, después de una oscura época en que fue utilizada como prisión. Junto con ella, la pequeña isla de Gorgonilla y tres islotes recrean la escena perfecta del paraíso terrenal. Reúne dos de los ecosistemas más bellos, complejos y productivos de la tierra: selva húmeda tropical y arrecifes coralinos.

La selva tiene afinidad con la Serranía del Baudó y los arrecifes de coral con el indopacifico. Gorgona presenta un altísimo valor biológico como un punto importante para la dispersión de especies marinas, principalmente crustáceos y moluscos, además del apareamiento y nacimiento de ballenas jorobadas o yubartas entre septiembre y diciembre. Está bañada por 25 arroyos de agua dulce y es considerada una de las regiones más humedadas del mund

La estación de buceo de la isla ofrece capacitación y equipo para este deporte. Los sitios más bellos para visitar son El Horno, El Remanso, La Tiburonera, La Plaza de Toros y Las Montañitas, entre otros. ÁREA: Su extensión total alcanza las 61.687,5 hectáreas, de las cuales 1.600 corresponden al área terrestre. Gran parte de esta zona es de formación montañosa, con una altura máxima de 340 metros sobre el nivel del mar. UBICACIÓN: Al oeste del litoral del departamento del Cauca en el Océano Pacífico, aproximadamente a 56 kilómetros de la Costa.

POBLACIONES CERCANAS: Guapi, La Vigía, Mulatos y Buenaventura.

TEMPERATURA PROMEDIO: 27 grados centígrados.

MESES MÁS LLUVIOSOS: Septiembre y octubre.

MESES MENOS LLUVIOSOS: Febrero y marzo. Ninguna época se considera seca.

RUTAS TERRESTRES: Bogotá-Cali-Buenaventura (desde donde debe tomar transporte marítimo hasta la isla Gorgona).

RUTA MARÍTIMA: Desde Buenaventura, en barcos de cabotaje, que pueden ser reservados en los teléfonos (9224) 46089-46106- 46091. Estos barcos se abordan en el Muelle El Piñal, digonal a las Bodegas Liscano. El viaje tarda aproximadamente 12 horas. Desde Guapi, en lanchas de motor con capacidad para 10 personas, que pueden ser reservadas en los teléfonos (92825) 7137-7136.

RUTAS AÉREAS: Bogotá-Cali-Guapi. Bogotá-Popayan-Guapi.

ACCESO: Si viaja en barco, al llegar a la isla el acceso es a través de lanchas de motor del Ministerio de Ambiente, en las cuales será trasladado hasta la playa, dado que Gorgona carece de muelle. Recomendaciones: Vacunarse contra fiebre amarilla y tétano, llevar botiquín de primeros auxilios, que incluya suero antiofídico polivalente, medicamento contra diarrea y amebas. No se permite la entrada de materiales no biodegradables, así como tampoco la entrada de bebidas alcohólicas. Ropa fresca de algodón, botas, equipo básico de buceo, protector solar, binóculos, linterna. Es importante hacer las travesías marinas con chaleco salvavidas. No hacer recorridos después de las cinco de la tarde, hora en que las serpientes comienzan sus actividades. Contar con la autorización de ingreso debidamente diligenciada. Y no olvide no deje basura y no contamine las fuentes de agua así como no destruya la naturaleza ya que este bello parque cuenta con gran cantidad de especies endémicas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s